26 jul. 2008

VIAJE POR AMÉRICA EN BICICLETA

Una aventura de descubrimiento cultural y ontológico

¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestro propósito?

Primero, como en toda presentación, diremos nuestros nombres: Jazmín Muñoz (23 años, chilena), Pablo Rusiñol (27 años, uruguayo) y Jason Cornett (32 años, español). Nos conocimos en los Estados Unidos en diferentes épocas y circunstancias, y ya por casualidad o bien porque inconscientemente buscábamos lo mismo, se propició lo necesario para que los tres diésemos este paso en conjunto. La decisión de primeras no fue para nada fácil de tomar, pues ésta implicaba (e implica) el abandonarlo todo – seres y lugares queridos, proyectos, comodidades, etc. – y lanzarse de pleno a un viaje de gran exigencia física, mental y, sobre todo, emocional. Sin ánimos de arrogancia, reconocemos el valor y la determinación de esta decisión que nos conduce inevitablemente a dejar atrás la seguridad del hogar, para dar un salto al vacío de la exploración y la búsqueda personal mediante la lucha con el entorno, con las barreras culturales y, lo más importante de todo, con uno mismo.

Con este blog, nos gustaría plantear si en realidad obramos consecuentemente al ir precipitándonos por la vida sin concedernos la oportunidad (al menos una vez) de formarnos como personas al margen de órganos académicos, estatutos sociales o tan siquiera influencias familiares. No por ello menospreciamos, ni mucho menos, la aportación de la educación, la sociedad o la propia familia, al enriquecimiento personal de cada uno. La idea es simplemente analizar de un modo individual y libre de prejuicios, quiénes somos y en qué mundo vivimos.

Esperamos que en la medida que este viaje nos ilumine a través del contacto con otras culturas, otras apreciaciones y otros entendimientos (lo cual reflejará ángulos ciegos de nuestra propia idiosincrasia, nuestra propia mente), podamos mostrar, a quienes lo deseen, un atisbo del maravilloso y colorido patrimonio de ese mundo infinito que se nos oculta detrás del escenario unidimensional de la seguridad automatizada y del seguir al pie de la letra las instrucciones del manual.

En resumen, el material que iremos disponiendo en el blog documentará un viaje con sed de conocimientos culturales, humanos, naturales y, ante todo, personales. Ojalá este material cale lo suficientemente hondo para que más de uno apague el televisor y comience, aunque sea a través de la lectura, una búsqueda similar.

Trayecto

A pesar de que este viaje está claramente sujeto a toda clase de imprevistos, la idea es llegar en bicicleta hasta Estados Unidos desde Uruguay. Aún está por ver si todo este trayecto se completará en bicicleta o en otros medios terrestres. Hasta el momento, sólo tenemos planeado un primer trecho de aproximadamente 2300km que va desde Montevideo (Uruguay) hasta Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), pasando por los siguientes países y regiones:

Uruguay: Montevideo, Maldonado, Rocha, Treinta y Tres, Tacuarembó y Salto.

Argentina: Entre Ríos, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y Salta.

Bolivia: Tarija y Santa Cruz.

Volvemos a aclarar que, por la naturaleza del viaje, puede haber numerosos cambios en su transcurso. Si lo que intentamos es ver el mundo con una óptica liberada de cánones prescritos, poco coherente sería que nos atásemos a itinerarios y horarios rígidos.

¿Qué nos llevamos?

Como dijo en su día el sabio cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa: “No eches en la maleta lo que no vayas a usar, son más largos los caminos p´al que va cargao de más.” ¡Y qué viajero podría desoír palabras tan cabales! Así que nos tendremos que aplicar el principio y llevarla para adelante con lo justo y necesario para rendir en cada metro del recorrido; en definitiva, nos vamos con lo puesto.

Con este axioma de la carretera, iniciamos la primera parte del largo curso de aprendizaje personal: ¿Qué necesito para vivir? Esperemos que las enseñanzas del camino nos proporcionen una respuesta satisfactoria.

Y ahora, sin más dilación, presentamos la lista de los bártulos que nos llevamos por si a alguien le interesa:

Herramientas y repuestos de la bicicleta: herramienta multiusos ParkTool (22 herramientas) para arreglos básicos, dos cámaras, un juego de cables de frenos (delanteros y traseros), un juego de cables de cambios, un ojo de gato intermitente.
Utensilios de cocina: cocinilla Primus (con bomba de repuesto y botella de combustible de 975 ml), una olla de aluminio (de unos 20 cm de diámetro) con cubierta y mango para cumplir funciones de sartén, una cuchara grande de servir, un cuchillo de caza pequeño (para cortar), una tabla de picar de plástico, tres cucharas soperas, una vaporera (para hacer verduras al vapor), un paño, una esponja para fregar, una palangana.

Habitación y cama: un iglú para 2 personas (200x100 cm. Altura: 100 cm); un iglú para 3 personas (274x213 cm. Altura: 121’9 cm); lona marina o toldo (3x3 m) con cuatro estacas adicionales; tres sacos de dormir (de -20º); tres colchonetas o aislantes EVA (180x50x0’8 cm).

Ropa (cada uno): un prenda grande de abrigo, traje completo de lluvia, dos buzos o jerseys, tres camisetas o poleras, un bañador o short, tres prendas de ropa interior, tres pares de medias o calcetines, un par de chancletas o chalas, un par de zapatillas o championes, un par de toallas de mano.

Botiquín: agua oxigenada (100ml), tiritas o curitas, algodón, aspirina, Ibuprofeno, gotita pega-todo, vendas, un juego pequeño para picaduras de serpientes, repelente, pinzas, potabilizador de hipoclorito de sodio (1 gota por litro).

Comida (o alacena para cubrir imprevistos): 1kg de arroz integral, 1kg de quínoa, 1/2kg de mijo, 250g de algas variadas, 6 litros de agua,. (Nuestra dieta es totalmente vegetariana).

Miscelánea: un mapa de Sudamérica, seis mochilas comunes (para las alforjas), bolsas de basura (70x100cm) para proteger las mochilas-alforja de la lluvia, neceser de aseo, catorce pulpos de un metro, dos cuerdas (de 10 y 35m respectivamente), un machete, cordón metálico de 3m para atar las bicicletas, cinta pato (americana), jabón de ropa (lagarto), encendedores, fósforos, tres linternas (frontales), cámara digital Canon SD-300 (con dos memorias de 1gb cada una), un pendrive de 1gb, dos baterías, y material de escritura y lectura.

Preparación del equipo y las bicicletas

Esta ha sido indiscutiblemente la parte más complicada hasta el momento. A pesar de que la concepción del viaje apunta a llevar lo justo y necesario, el cómo hacerlo en tres bicicletas no es un asunto de fácil resolución. Hasta la fecha nos está llevando más de cuatro meses, desde el mismo día en que compramos las bicicletas. Pasamos a recapitular:

Nos compramos tres bicicletas GT Nomad del año 2008, cada una con una medida diferente en función del usuario. En esta fase, Pablo fue el único miembro activo, ya que los demás estábamos aún en nuestros respectivos países.

Después de la compra de las bicicletas, tuvimos que meditar el delicado asunto de qué incorporarles para poder llevar todo el equipo. En principio descartamos, erróneamente, la idea de poner alforjas y apostamos, erróneamente de nuevo, por instalar una parrilla con respaldo para atar a éste una sola mochila con todo el ajuar común y personal. La fabricación de estas parrillas corrió a cargo de Jorge, herrero y amigo de la familia Rusiñol-Moreno.

Cuando ya nos reunimos todos en Uruguay, hicimos una prueba sobre el terreno: cargamos las tres mochilas, instalamos cada cual en su respectiva bicicleta, y salimos a dar una vuelta corta. El resultado fue que, como los bultos eran demasiado altos y estaban colocados muy por encima del centro de equilibrio, el cimbreo que producían quitaba mucha estabilidad a las bicicletas.

En segundo lugar, el peso era abrumador. Cada cual llevaba atrás un promedio de veinte kilos. De modo que nos pusimos a seleccionar y a dejar todo lo que no fuera imprescindible. Esto nos dejó con los sobres de dormir, unas pocas mudas de cada artículo de ropa, una pieza grande de abrigo, los utensilios justos para cocinar, la cocinilla Primus, dos carpas, una lona 3x3, un machete, un botiquín (bastante exiguo), una cuerda de unos 10 metros, y los artículos personales de cada uno (libros, cuadernos de notas, aseo, etc.). Todo esto, y aparte, cómo no, la comida y el agua, de lo cual aún no habíamos hecho el menor cálculo.

En este punto, decidimos documentarnos por Internet sobre viajes como el nuestro. La idea, claramente, era saber cómo lo habían hecho otros. Y fue entonces que descubrimos cuán sumamente cruciales son las alforjas. Por fortuna, tras examinar muchas fotos, vimos a su vez que la estructura que ya teníamos se asemejaba bastante a lo que buscábamos. Eso nos ahorraba el tener que comprar alforjas y parrillas, cuyo elevado precio evidencia su falta de demanda en tierras orientales. Así que ideamos un sistema de alforjas con mochilas corrientes. La idea es muy simple: sólo pasando las asas por el segundo barrote de la parrilla, cada mochila quedaba colgando con muy buena sujeción y sin moverse demasiado. El único inconveniente fue que el extremo inferior derecho de cada mochila se acercaba con demasiado peligro a los radios de la rueda. Para evitarlo, diseñamos un refuerzo en forma de “u” cerrada que, partiendo desde una segunda entrada de tornillo en el cuadro de la bicicleta a la altura del pase del eje de la rueda, iría en diagonal hacia la parte superior de la misma, la pasaría por arriba para ajustarse en el lado opuesto, y tendría un punto de unión con la parte trasera de la parrilla (por medio de un barrote fino de unos 20 cm soldado al exterior de la base de la “u”) para que, al mismo tiempo, sirviera como segundo punto de apoyo del peso que ésta iba a portar y que hasta el momento recaía todo en un par de tornillos. La explicación es bastante complicada. Seguramente las fotos ilustren mejor este gran diseño de cosecha propia.

Además, concebimos un porta-botellas que tuviese capacidad para botellas de 2 litros. Esto no supuso demasiadas complicaciones. El diseño consistía tan sólo en una lámina estrecha y gruesa atornillada a donde iría el porta-botellas común, y doblada en el extremo inferior en ángulo de 90º para hacer de soporte al culo de la botella; y entre los tornillos, una lámina soldada con forma semicircular que sirviera para encajar la botella por el lado superior.

Esta idea se la llevamos al mismo herrero que nos hizo las parrillas con respaldo. Sin cobrarnos, nos hizo el refuerzo con forma de “u”; pero el barrote que debía unirse con la parte trasera de la parrilla le quedó muy corto, lo cual hacía inútil el resto del diseño al no cubrir la suficiente superficie de la rueda para mantener las mochilas separadas de los radios. Tampoco nos hizo los porta-botellas.

Para no importunarlo más (ya se había portado muy bien con nosotros sin reportarle demasiados beneficios), llevamos las bicicletas a otro herrero, Quico, quien nos ofreció ir a su taller para ayudarle con todos los ajustes. Y así fue que en una tarde no solamente resolvimos óptimamente cada problema del refuerzo adicional e instalamos los fabulosos porta-botellas, sino que también nos libramos de casi un kilo y medio de peso al deshacernos de los respaldos originales y eliminar el barrote del medio de las parrillas para usarlo para unir los refuerzos. Lo mejor de todo es que al preguntarle cuánto era todo, nos respondió simplemente: “Nada. Pásenlo bien, muchachos.”

Después de este trámite, pasamos a desarmar las bicicletas y a pintar los cuadros y las parrillas con una pintura negra mate, siempre observando un descuido que rebajara la despampanante estética de nuestras flamantes GT.

Con la pintura ya seca y las bicicletas montadas, armamos todo el equipo y volvimos a salir a dar una vuelta de prueba. En esta ocasión, el tema del equilibrio no fue un problema pero sí el del peso, que oprimía alarmantemente las ruedas traseras. Una vez más, editamos el inventario de material y lo redujimos básicamente a la mitad.

Finalmente, llevamos las bicicletas a la casa GT de Montevideo para que les hicieran la puesta a punto. Asimismo, compramos tres esenciales espejos retrovisores para el lado izquierdo del manillar. Esperemos que nos eviten muchos disgustos.


Agradecimientos

En realidad esta sección debería ser la primera por justicia, pero quizá, en esto de la composición del blog, sí tengamos que seguir el orden preestablecido (presentación, qué vamos a hacer, por qué y cómo, y finalmente, los agradecimientos). Digo que es lo justo, porque el verdadero sustento del viaje es sin duda el calor, la generosidad y la simpatía que la gente nos ha mostrado, nos está mostrando y seguramente nos mostrará.

Una vez aclarado esto, pasemos directamente a los primeros agradecimientos:

A Carlos y Silvia: por recibirnos y prestarnos su casa durante la larga y tortuosa etapa de preparación. Imposible encontrar el modo de agradecerles tanta generosidad y paciencia.

A Antonio y Susana: por su gran hospitalidad, su deliciosa cocina, y su inestimable guía. Gracias por compartir tanto por tan poco.

A Irene: por tener la generosa voluntad de crear y mantener el blog del viaje. Sin ti no tendríamos un cable a tierra, un Houston al que enviar problemas.

A Monchi: por trasmitirnos conocimientos de viaje y geografía de incalculable valor, y servirnos de inigualable inspiración. Tú diste los primeros pasos por todos nosotros.

A Quico y Carlos: por ofrecernos sus excelentes servicios de herrería sin pedir nada a cambio. Les agradecemos el enseñarnos que los desconocidos no son extraños.

A Jorge: por hacernos las maravillosas parrillas y refuerzos a un precio simbólico. Mil gracias por la paciencia que nos tuviste y el tiempo que nos dedicaste.

A Marcos (en Arlington, VA): por su cálida amistad y generosa ayuda al enviarnos la importantísima cocinilla Primus y las baterías de la cámara digital, y sumergirse en pesquisas para averiguarnos rutas viables. Te mandamos un fuerte abrazo, ¡surcador de las Américas!

A la abuela Nilsa: por ser la abuela de todos, cosernos los bolsillos para el dinero, y deleitarnos con sus salsas. Gracias por consentirnos como nadie.

A Susana Moreno: por hacernos una puesta a punto bucal gratuita. Quién sabe, tal vez deberías crear una ONG con servicios gratis de odontología para viajeros.

A Juan José Tobías de Motociclo: por su valiosa ayuda con los repuestos de las bicicletas. ¿Qué habríamos hecho sin ti, aventurero urbano?

Lo siguiente, son agradecimientos y dedicatorias personales de cada miembro a aquellas personas en que han encontrado apoyo e inspiración:

Jason: primero dedico este viaje a mis hermanos, Johnny y Cristina, por ofrecerme el calor y la luz inagotables del afecto más puro y sincero; a la familia Fernández-Romero, y especialmente a Cathy, por haberme ayudado tanto cuando más lo necesité; a mi familia en España, por no haberme cerrado nunca las puertas de su cariño; a mi amigo Nono, a quien felicito por el reciente nacimiento de su hijo Mateo, por haberme brindado una amistad imperecedera tanto en la cercanía como en la distancia; a mi amigo Alex, por mostrarme la misma fidelidad que Nono a pesar de mis grandes negligencias; y en general, a todas las personas que se han cruzado conmigo a lo largo de la vida, por haber aportado vuestro granito de arena en la construcción de este que soy en la actualidad, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte. . .

Pero, concretamente, me gustaría dedicar este viaje a las tres personas que más me han marcado hasta ahora: mi madre, por darme un amor tan sólido y firme como la tierra que piso; mi padre, por haberme inculcado la humanidad de un poeta; Irene, por haber hecho de mí una mejor persona al enseñarme lo simple y hermosa que es la vida.

Gracias a todos por lo que me dais y por lo que me habéis dado. Va conmigo allá donde esté. . .

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué envidia me dais... disfrutad!

Rodolfo Lloc d Omm dijo...

La aventura y las ganas de descubrir hacen que el ser humano sea extraordinario y vosotros con este viaje lo estais demostrando.
Admiro vuestra enteresa y deseo que vuestro viaje os llene de experiencias de vida.
Gracias por enseñarme a ver otras cosas y gracias por dejarme compartirlo co vosotros.
Os mando toda mi energia o buena onda como dicen en Uruguay y gracias por dejarme compartir con vosotros esta feliz y genial aventura.
Pablo, te quiero amigo,gracias....
NAMASTÉ

Silvia dijo...

"...It is the life of life, wisdom of wisdom, joy of joy, power of power, real of real, essence of essence. Birhlessness and deathlessness float in it like ripples. It is the highest peak of real life. The totality of all the jows of the whole universe is merely a distorted fragment of That Supreme. It puts an end to the vicious circle of transmigratory life...
Swami Sivananda

Luego de ver su sitio, abri el libro del Guru y me dio este mensaje para ustedes.
Es mi deseo que encuentren caminos hacia la sabiduria, armonia y equilibrio interior.
Un abrazo fraterno a los tres.
Silvia

ari dijo...

hola jason...hoy es mi cumple y ha sido todo un regalazo el poder leer tu blog,no sabes la envidia que me dais...os deseo mucha suerte y todo lo mejor...espero volver a verte para darte un abrazo y empaparme de todas las cosas buenas y experiencias inolvidables q te haran mejor de lo q ya eras cuando te conoci...un besazo grande para los tres y especialmente para ti...muuuaaaaaaa

Natalia dijo...

Chicos, mucha suerte en esta aventura. Lo de menos es cuantas cosas llevar, si no nunca dejar de ser recursivos. Dejen el lastre de la obstinaciòn y terquedad a su salida y en su timòn coloquen la perseverancia.

Los espero en el valle.

Cuauhtemoc dijo...

que tengan buen viaje che uruguyo cuando esten en mexico me llamas o me mandas un e-milio

Asuncion dijo...

Os deseo mucha suerte y ojala yo hubiera tenido esta oportunidad. Gracias hijo por dedicarme tan maravilloso viaje.
Asuncion

irene dijo...

Vida mia, no se como entrar a tu bloig para escribir. pero aca van nuestros deseos de un buen viaje , de un viaje provechoso y sin contratiempos. mejor que nada el deseo de verlos pronto. Es muy interesante leer todo lo que han hecho. Pablo luces un poco flaco. Quizas el viaje te fortalezca. Jazmin, buena suerte en todo. Cuando lleguen aca estaremos esperando. Cuanto timpo calculan hasta Bolivia? Hay alguien que lo haya hecho? Cuanto les llevo? Jason suerte y adelante.
Nuestro carino para todos y les mandamos luz. Mi maestra de Yoga termina la clase con la misma palabra que ustedes usan. Namaste. Buena suerte y paz. VT

madridjohn dijo...

Jason, hermano, mucha suerte en tu nueva aventura. Espero que tengais un buen viaje, y sobre todo que lo disfrutes, porque es una oportunidad unica. Cuidate mucho. Un beso, Johnn

el palfy dijo...

Arriba gente que gusto saber de Uds. ver esas fotos y me quedò eso de ir con Uds. pero bueno quien sabe mas adelante.... de todas formas gracias, por estar ahi, donde quieren estar todos los soñadores de este planeta recorriendo, conociendo simplemente Uno la ruta y el desafio metro a metro, gota a gota.
Les debo las fotos de la salida desde mi casa en el Pinar pero estan en camino no se preocupen.
Un abrazo a los tres cuidense mucho.

Namasté dijo...

Esteban, sos un valor, tus comentarios son muy alentadores y sinceramente se te extraña por acá.
Desde Salta, Argentina. (yo, en nombre de los tres)

Diego González dijo...

Que bien, gurises! Realmente!! Me he pasado horas leyendo vuestro blog, y es que yo, como uno de ustedes, también son uruguayo y estoy considerando seriamente en realizar la misma travesía (o una muy similar) y no les puedo decir lo útil que me ha sido esta entrada en particular para tener una mejor idea de la preparación del "vehículo" (la bici, por supuesto :P).

¡ABRAZO ENORMEEEE! :)

Diego González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Rusiñol dijo...

Dieguito, ya te lo dije por mail y lo escribo aquí para quien está en tu misma situación.... "No lo consideres más, salí YA, la vida es hoy (para lo demás existe Master Card... jeje)
Abrazo

Diego González dijo...

¡Ese era Visa, boludo! Jajajaa ("Visa, porque la vida es ahora")

Pablo Rusiñol dijo...

depende el país!!! acá es Master Card guey!!! orale mi chamaco, andale andale andale!!!

Diego González dijo...

Jajaja, ¡tas re pasado! Jajaja

¡Viva México, cabrones!

petrus dijo...

abuelito Pedro de Uruguay, abrazo gransote. psajac@gmail.com
ESCRIBIME ALGO. NAMASTE.

petrus dijo...

PEDRO TU ABUELO DE URUGUAY. ESCRIBEME ALGO